Árbitro vs. Esmad

#En200Palabras

#En200Palabras:

Ahora recuerdo algo que me sucedió en 2005, quizás fue en 2006 (realmente, mi memoria falla para precisar el año), pero era cuando se disputaban los partidos preliminares del fútbol profesional con las reservas de los equipos.

Me dirigí al estadio para arbitrar dicho partido. Como era la costumbre, se llegaba con horas de anticipación para evitar inconvenientes.

En uno de los anillos de seguridad me identifiqué y en ese momento un integrante del Esmad* me tomó del brazo y, con palabras ofensivas, me hizo abrir el bolso. Me tiró al piso todas las pertenencias: la indumentaria y los implementos de trabajo.

Lo mismo les sucedió a mis dos compañeros, con quienes integraba la terna arbitral. El trato era vulgar y sin respeto alguno. No podíamos decir nada porque amenazaban con golpearnos.

Después de ser humillados en público, recogimos todas las pertenencias para ingresar al estadio, pero, nuevamente, integrantes de la policía nos impidieron el paso.

Ya resignados, nos sentamos en un antejardín para hablar sobre lo acontecido. Ninguno de nosotros comprendió la situación.

Lo particular: los equipos salieron a la cancha, los aficionados en las tribunas y los árbitros por ningún lado. Simplemente, no hubo fútbol, no hubo fiesta.