En Argentina, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, Agencia I+D+i, propuso un sistema científico y tecnológico para enfrentar la pandemia del Covid-19, mencionado en el documento La Argentina frente al Covid-19: desde las respuestas inmediatas hacia una estrategia.

En dicha iniciativa se establecen cuatro dimensiones (4D) relacionadas con las necesidades y el contexto actual: Distanciamiento y prevención, Diagnóstico y tratamiento, Dispositivos y Digitalización.

No solo Argentina, también Colombia, Chile, Perú y otros países de la región podrían implementarlas para la reactivación económica de una manera segura.

Mientras no exista una vacuna, convivir con el virus (y con otros que lleguen) será la “nueva normalidad” para el ser humano.

Aunque las dimensiones citadas en el texto están relacionadas directamente con el campo de la salud, las experiencias y las observaciones durante el confinamiento llevó a que los retos sean multidisciplinares.

Artículos relacionados: Pospandemia: áreas estratégicas y vacantes de la ciencia y tecnología

Por lo tanto, la alfabetización de la ciencia cumple un papel fundamental. La comunicación se convierte en un pilar estratégico para el desarrollo e implementación de las 4D.

1. Distanciamiento y prevención

¿Cómo será la comunicación durante el distanciamiento social y evitar el contagio? Es complejo por los hábitos y la cultura, pero se debe identificar capacidades creativas que ayuden a mitigar los riesgos.

Esta dimisión “alude tanto a las acciones y desarrollos que evitan las aglomeraciones poblacionales y contactos estrechos entre personas” (Red ISPA, 2020).

El distanciamiento social seguirá siendo la clave.

El teletrabajo, la telemedicina, la educación, el comercio electrónico, el transporte de productos, el entretenimiento, la movilidad y circulación de personas son ejemplo de procesos a distancia que se deben fortalecer para evitar o aminorar las infecciones.

2. Diagnóstico y tratamiento

“La segunda dimensión está referida al diagnóstico de personas infectadas y su tratamiento” (Red ISPA, 2020).

Por lo tanto, es la indicada para el procesamiento y análisis de los datos, la trazabilidad y seguimiento de la información, diagnosticar, monitorear y alertar a los pacientes, así como dialogar con ellos.

3. Dispositivos

Para el desarrollo de los procesos, tanto a distancia como presenciales, se debe contar con aparatos que permitan la seguridad y la interacción con los diferentes agentes integradores.

Los sistemas de desinfección deben garantizar los lineamientos básicos en sanidad y protección, al igual que con la producción de tapabocas y mascarillas.

Asimismo, los aparatos tecnológicos deben ser útiles, que aporten a un bien común y que los datos personales estén blindados y protegidos para que no sean empleados con otros fines.

4. Digitalización

Con el apoyo en la utilización de medios, canales, formatos y plataforma digitales para la comunicación, el desarrollo de sistemas de información posibilita la consulta y el acceso a contenidos de valor. Que la ciudadanía pueda estar enterada de los avances científicos.

Sin embargo, esta dimensión no solo es para los estudios clínicos, también es para otros campos sociales y económicos llamados para la reapertura segura de los sectores productivos.

El uso de aplicaciones digitales, la apropiación y creación de contenidos y la presencia en escenarios virtuales durante la pandemia ha evidenciado falencias, oportunidades y rupturas sociales relacionadas con el derecho a la información.

Mejorar las redes, la infraestructura, la conectividad, la interacción y la alfabetización para la accesibilidad de la ciudadanía. El enfoque 4D es comunicación. 

Bibliografía

  • Red ISPA (2020). La Argentina frente al Covid-19: desde las respuestas inmediatas hacia una estrategia de desarrollo de capacidades. Buenos Aires: Red ISPA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí