Construcción del umbral mínimo de capacidades tecnológicas para el éxito en la transferencia de tecnología

Apuntes de clase.

Aunque se relaciona a las grandes organizaciones como las únicas que pueden tener la capacidad para garantizar el éxito en la transferencia de tecnología, las pequeñas y medianas empresas también lo pueden hacer. Para tal propósito es fundamental contar con un umbral mínimo de capacidades tecnológicas.

Para López (1998), aunque estas empresas pueden ser generadoras de innovaciones, la mayor parte no lo son. Copian e imitan productos y procesos para el posicionamiento en el mercado.

No obstante, las organizaciones deben convertirse de seguidoras a líderes, tal y como lo expresa Gutti (2008) al referirse que “a medida que se produce un acercamiento a la frontera tecnológica las posibilidades de aprovechar las externalidades del proceso de aprendizaje externo” (p. 32).

A partir de aquí sus esfuerzos de aprendizaje deben cambiar de dirección y el énfasis ya no debe estar puesto en la copia, imitación o adaptación sino en la generación de nuevos productos o procesos. En otras palabras, la firma pasa de ser imitadora a innovadora y, por lo tanto, las capacidades requeridas en cada fase pasan de absorción a innovación. (Gutti, 2008, p. 32)

Artículos relacionados: Sistemas de innovación: enfoques y diferencias entre ‘países desarrollos’ y ‘en vía de desarrollo’

Por tal motivo, Gutti (2008) hace referencia al Manual de Oslo (2005) para dar a entender “que cuando se habla de capacidades –de innovación y de absorción- se entiende la acumulación de saberes tanto en el plano tecnológico como en el organizacional” (p. 32).

Conocimiento contextual

Una de estas capacidades podría estar determinada por “las interacciones y vínculos con otras firmas e instituciones” (López, 1998, p. 15). Esto, como lo expone el autor, adquiere un rol fundamental para su “propia supervivencia”. Supervivencia que está relacionada con la permanencia en el mercado.

Artículos relacionados: Innovación, una tendencia interdisciplinaria que evoluciona según los contextos

Por estas razones, Gutti (2008) cita a Cohen y Levinthal (1990) para mencionar la importancia de contar con un umbral mínimo de capacidades, como “básico en cualquier proceso de aprendizaje, porque el individuo –una de las fuentes principales del aprendizaje organizacional- requiere de conocimiento contextual para identificar y hacer uso del nuevo conocimiento” (p. 33).

Asimismo, López (1998) revela la existencia de ese umbral mínimo para el desarrollo exitoso de actividades innovadoras.

Es así como, para Gutti, Lugones, Peirano (2007), la importancia radica en el cumplimiento estratégico en los esfuerzos que favorecen a la capacidades, conocimientos y habilidades que son necesarias para la apreciación de las oportunidades y, a su vez, “convertir información en conocimiento” (p. 11).

También se puede considerar la importancia de la trayectoria organizacional para el garantizar el éxito de la transferencia tecnología desde un enfoque de competitividad.

Como lo expresan Gutti, Lugones, Peirano (2007), aquellas empresas que cuentan “con mayor continuidad o permanencia en el tiempo, lo que a la vez sugiere mejores perspectivas de incremento o acumulación futura” (p. 11).

Parecen prevalecer estrategias innovadoras destinadas a defender posiciones de mercado y no a conquistar nuevas competencias en segmentos productivos con mayor contenido de conocimiento, como sería necesario para lograr ventajas competitivas sustentables y acumulativas en las empresas y un cambio en las tendencias de especialización hacia una estructura productiva y comercial que aporte mayor solidez al sector externo y paulatinas mejoras en los niveles de ingreso. (Gutti, Lugones, Peirano, 2007, p. 11)

Por su parte, el éxito de la transferencia tecnología está relacionada con la difusión de la innovación. Esto es un proceso que pretende comunicar de manera corporativa “las capacidades tecnológicas que le son accesibles dentro de su entorno” (COTEC, 1993, p. 19).

Esto posibilita, no solo a los grupos de investigación sino, también, a cada integrante de la organización, el fortalecimiento de la innovación desde los espacios pedagógicos, donde la transferencia tecnológica se un pilar fundamental para la gestión estratégica empresarial.

Artículos relacionados: Innovación no es invención ni creación, es aceptación social

Referencias

  • COTEC. (1993). La innovación. En Una revisión de la literatura de innovación (págs. 1-46).
  • Gutti, P. (2008). Características del proceso de absorción tecnológica de las empresas con baja inversión en I+D: un análisis de la industria manufacturera argentina. Los Polvorines, Provincia de Buenos Aires: Universidad Nacional de General Sarmiento.
  • Gutti, P., Lugones, G., & Peirano, F. (2007). Potencialidades y limitaciones de los procesos de innovación en la Argentina. Buenos Aires: Observatorio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SECYT).
  • López, A. (1998). La reciente literatura sobre la economía del cambio tecnológico y la innovación: una guía temática. Revista de Industria y Desarrollo, 1-48.
Andrés Esteban Marín
Periodista, especialista en Gerencia de la Comunicación con Sistemas de Información, magíster en Comunicación, maestrando en Ciencia, Tecnología y Sociedad, exárbitro de fútbol, Líder Catalizador de la Innovación y profe universitario.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

0:00
0:00